Páginas

Translate

jueves, 24 de abril de 2014

SECCIÓN HOY RECUPERO. LIMITROFÍA




LIMITROFÍA.
Seguro que me engendraron en un descuido de promiscuidad, porque de repente, nací con urgencia en medio de la nada y allí me dejaron unos cuantos días, junto a una teta culpable y una inocencia truncada, lo sé. Soy ciudadano del estado de Lineatam. Soy el único residente con pasaporte reconocido expedido, claro está, por mí mismo, y sin fecha de caducidad. Podría decirse que yo soy rey y súbdito al mismo tiempo y me paso la vida paseando por mis confines. Dicho estado pertenece a la línea fronteriza que separa todos los espacios terrestres conocidos y los territorios acuosos que quedan entre límites naturales que no pertenecen a ningún país. No sé si tengo  nombre. No tengo casa. Transeúnte de mil términos, ya lo he dicho, no pago aranceles de aduana. Llevo un gran cordón y una aguja curva a cuestas y cuando veo que mis contornos tienden a separarse, coso la tierra con puntazas enormes de lado a lado.  Dicen que la locura me abre todas las puertas y yo no sé de qué hablan; todo en mí me parece tan normal... Siento constantemente  un estado de  ensimismamiento y  entusiasmo y una felicidad que, de pura, ya no  duele. Vamos, que soy un tipo fenomenal. No suelo tener muchos contactos con el resto de humanos porque les siento huidizos y muy distantes a excepción de algún peregrino que alucinado acompaña mi silencio, nada fructífero. Pudiera ser que esta lengua mía no ayude mucho, que ni es esperanto ni nada: una suma de todos los dialectos  que transcurren a ambos lados de las fronteras por las que circulo; así que, ni yo me entero ni me entienden. 
No sé por qué soy una criatura tan especial. No sé cómo lo haré cuando me muera, que lo mismo ni me muero de lo especial que soy.  Bueno, no todo puede ser tan perfecto, hay una pregunta, cuya respuesta inexistente por el momento me asfixia, y es por qué no he estado nunca en celo si yo lo intento. Tal vez, al final de la línea haya otra compatriota esperando y me saque de dudas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario