Páginas

Translate

jueves, 27 de diciembre de 2012

MICROrreLATOS: 1 AL DÍA. Recopilación DIC 2012



RAREZAS


De pequeños, Pedro siempre llevaba pegamento encima; era su extraña obsesión porque le gustaba etiquetar con  notas amorosas o indecorosas la espalda de cualquiera.  Le daba un gustirrinín especial ser pillado in fraganti y no podía controlarlo. Con los años sustituyó el pegamento por el celo y finalmente se decantó por la high tech de los post it. Todo comenzó el día de los santos inocentes con el inmaculado muñequito blanco y la frasecita: “ Soy tonto” y ha terminado con algunos episodios muy poco divertidos de  revuelta discotequera y noche de cárcel incluida. Es un problema salir con él. Ni cuándo ni cómo lo hace sigue siendo una incógnita y, evidentemente, todo un arte. Yo ya  he sufrido unos cuantos puñetazos por sus ocurrencias.
Hoy me ha llamado por teléfono. Pedro, tenemos que hablar…creo que tengo un vicio no controlado. No te preocupes, cuenta conmigo, colega. Soy tu amigo.
Lo peor de todo; no tiene solución.  Lleva diciendo esto treinta años.

EL CUADRO

Cuando le conocí tenía la cabeza en los pies, a ras del suelo, rodando como balón al azar de las pataletas ajenas. Al mes tenía la cabeza en su sexo;  todo el día excitado. Transcurrido un mes y medio más comenzaron a entrar en juego los sentimientos y la cabeza ascendió al corazón. Finalmente, a los tres meses, conseguí ponerle la cabeza en su sitio, donde siempre debió estar; sobre los hombros. Y pinté un cuadro titulado “Las etapas del amor”, con cuatro viñetas que simbolizaban al puro estilo de cubismo neo-sucio,¾ mi estilo¾, en perfecta secuencia esta historia. Pero eso sí, utilicé un rojo pasión de fondo mezclado con aceite de linaza, diluyente y suave para dar por terminada esta obra con un barniz protector mate. Al cuarto mes, se lo regalé. No entendió nada.


OTRA MAS

Adivina, adivinanza, me dijo:
Estaba tan borracho que al día siguiente se dio cuenta de que la tipa a la que no entendía la noche anterior seguía sin entenderla por la mañana.
Solución: Era alemana.
Risas.


EL TEMA ESTRELLA

No quería ni hablar del tema  “ Yolanda”.  Había pasado de un extremo a otro en cuestión de tres días y cinco docena de magdalenas. Ni mentar la síntesis existencial en busca de las teorías correctas del amor, la enfermedad, el ego,  la muerte y la vida.  Lejos de ser saludable aquella presencia  era totalmente tóxica. Eso de excavar en uno mismo buscando el itinerario correcto —que no tiene por qué ser un atajo—;  eso de mirar la luz de tu interior—aquí dentro está todo oscuro—; eso de andar por el desfiladero de la esperanza… A mi edad ya no tengo complejo de topo, lo de los Scout ya no me va ni me viene, la brújula de mi vida está guiada por impulsos presentes,  nada de rutas o itinerarios prefijados, no creo que haya más luz que la de fuera, la que viene del sol y de la electricidad, así que, Yolanda… por Dios, haz un favor a la humanidad: cómprate una moto y piérdete.

TAJ MAHAL

India. Taj Mahal. Una vuelta y un deseo: encontrar el amor verdadero.
Adelaida avanzaba descalza en torno al monumental y fastuoso palacio. Rezaba un padrenuestro y apretaba las manos en el interior de los  bolsillos de su pantalón, sin tener muy claro si aquel acto era  terrenal o espiritual.
Miró al cielo,  la luna anaranjada y redonda asomaba entre palmeras. Cómplice le guiñó un ojo. Sonrió. Adelaida era ya una madurita de cuarenta y tantos. Soltera. Descalza y sorteando ratas se santiguó según sus costumbres. Anillo cerrado con éxito. Algo confundida  se sentó en el blanco mármol del  suelo para apreciar el monumento a  cierta distancia y un hombre que acababa de dar la vuelta también, cien pasos detrás de ella, se le acercó para pedirle fuego.
Y era él.

4 comentarios:

  1. ¿Siempre haces esa especie de collage con tus microrrelatos?:
    ¡Vaya Tema Estrella el Taj Mahal y Otra Más tu Cuadro de Rarezas!

    ResponderEliminar
  2. Son una selección de los micros del mes de diciembre. Entre los 31, elegí estos como podría haber elegido otros cualquiera. Gracias por pasarte por aquí, saludos marcianos.

    ResponderEliminar
  3. Me han gustado mucho tus microrrelatos, tienen un humor extraño, diferente, sutil y no tanto.
    Cuando quieras podés darte una vuelta por mi blog, nuevito, de cuentos y con algunas microficciones.
    Saludos desde Buenos Aires y felicidades!!!

    ResponderEliminar
  4. Fantástico. Así lo haré. Me parece increíble que alguien de Buenos Aires me lea. Gracias.

    ResponderEliminar